D10S y su impacto en España

Aunque suene raro, Messi no es la primera superestrella Argentina que viste la camiseta del F.C.Barcelona. Antes destacó otro jugador con un apodo muy peculiar “El Pelusa” de nombre Diego Armando Maradona. A continuación repasaremos el impacto que generó Diego Maradona en España y años posteriores, sin duda uno de los jugadores que pusieron en el foco del fútbol internacional a los equipos que en los que jugaba.

Como siempre en masfutbolonline.com te lo contamos todo.

La persecución por el fichaje

El 4 de junio de 1982 se hacía oficial el fichaje de Maradona por el Barcelona , por fin el mejor jugador del mundo se vestía la camiseta blaugrana después de muchos intentos. Nicolau Casaus que era por entonces el vicepresidente del Barça había mantenido los primeros contactos ya en 1978. Aunque en primera instancia desestimaron su fichaje debido a la corta edad del Argentino , pero estos hechos hicieron que se forjase una buena amistad entre Diego y Nicolau, que años más tarde tendría sus frutos en forma de fichaje.

Los continuos intentos del Barça por fichar a Maradona trajeron consigo también innumerables problemas. En forma de demandas financieras y de muchas reticencias por parte de la Federación Argentina. No querían desprenderse de su estrella en las vísperas del mundial del 82. Sin embargo, la insistencias del entonces presidente Josep Lluis Núñez y el vicepresidente ya nombrado y después de unas duras y prolongadas negociaciones, Boca Juniors aceptó que Diego Maradona se convirtiese en nuevo jugador azulgrana.

Una vez acabado el decepcionante mundial del 82 donde caería eliminado en segunda ronda por Brasil siendo expulsado, empezaría su andadura en Can Barça.

Maradona era el jugador más caro de la historia en esos momentos aunque eso no impidió que se quedase a vivir durante sus primeros días en Barcelona en casa de Casaus. Probablemente por motivos como este, a lo largo de su vida “El Pelusa” se refirió siempre a él como su segundo padre deportivo.

Sus inicios como jugador Blaugrana

En septiembre de 1982 hacía su debut oficial con la elástica azulgrana en un partido contra el Valencia donde acabarían perdiendo por 2-1 pero donde Maradona consiguió su primer gol en su debut.

Diego arrancó su andadura de muy buenas maneras con seis goles en sus primeras 13 apariciones, causando un gran impacto y emoción en los aficionados del Camp Nou. Aunque no iba a ser todo del color rosa.

El entrenador alemán Udo Lattek no casaba con nadie y Maradona no iba a ser la excepción y mantuvieron una relación muy distante por momentos. Lattek se refería a su estrella como “este chico, Diego”. Consciente de que tolerar la complicada personalidad del “10” era el precio que había que pagar por tenerlo en el campo

Sin embargo, de vez en cuando, el entrenador reafirmaba su autoridad, y en una ocasión, aprovechando una impuntualidad del argentino a una convocatoria decidió no esperarle y dar la salida del autobús sin él hacia un partido lejos del Camp Nou.

La llegada del “Flaco” y su enfermedad

La ilusionante primera temporada de Maradona con el Barça se vio truncada en diciembre de 1982, cuando le diagnosticaron Hepatitis. En su ausencia, el equipo se resintió y cayó eliminado de la Copa de Europa. Para el momento en el que Diego estaba listo para volver a vestirse de corto, había habido cambios en el Barcelona. Se había sustituido al entrenador alemán por el argentino Cesar Luis Menotti, el hombre que había guiado a Argentina hacia su éxito en la Copa del Mundo de 1978.

El mal inicio de temporada de los azulgrana en Liga condicionó el resto de un año en que el Barça solo pudo acabar cuarto, seis puntos por detrás de los campeones, el Athletic Club. A pesar de ello, Maradona acabó la temporada con 11 goles en 20 partidos y sus actuaciones en las competiciones domésticas tuvieron un papel muy relevante para que el Barça pudiera salvar la campaña con dos títulos.

Exhibición en el Bernabéu

En junio de ese mismo año, los azulgranas consiguieron proclamarse campeones de Copa del Rey en Zaragoza ante el Real Madrid ganando aquel partido 2-1. Meses después se consagraron como campeones de Copa de Liga también ante el eterno rival en una final a doble partido , donde en el Bernabéu “El Pelusa” arrancó los aplausos de la grada después de una jugada “maradoniana” donde regateó al portero y sentó a Juan José, que se jugó el físico por salvar aquella acción en la que solo pudo estrellarse contra el palo después de un tremendo amago del “10”.

“El Flaco” apodo con el que era conocido Menotti programó sesiones de entrenamiento por la tarde y por la noche. Alegando que los biorritmos del jugador respondían mejor en estos horarios ya que estaban acostumbrados a jugar los partidos en ese horario, aunque años más tarde el presidente Josep Lluis Núñez confirmó lo que todos sospechaban desde hace tiempo. “Muchas de las cuestiones que concernían al equipo tenían relación con Maradona. Incluso cambiamos los horarios de los entrenamientos para que así pudiera dormir más por la mañana”

Maradona era seguramente más feliz con Menotti como entrenador, pero aún había momentos en los que Diego ponía a prueba la paciencia de ‘El Flaco’.Sin embargo, en el vestuario, antes del partido, algo iba mal.

Maradona no estaba precisamente contento. ‘El Pelusa’ se había traído consigo no menos de seis pares de botas, y aun así, de alguna forma, ninguna de ellas resultó ser suficientemente satisfactoria para la estrella del Barça.

El tiempo para el arranque del choque se estaba agotando y Maradona seguía negándose a saltar al campo. Fue en ese momento cuando ‘El Flaco’ tuvo que sacar todo su encanto para conseguir que su compatriota acabara estando listo para empezar el encuentro.

La recompensa de Menotti fue una victoria por 1-4 con uno de los tantos procedentes de las botas de un, ahora sí, satisfecho Maradona.

Primeros enfrentamientos con el Athletic Club de Bilbao

Desgraciadamente una semana después hubo un giro inesperado de los acontecimientos y no precisamente para bien.

Andoni Goikoetxea protagonizó una de las entradas más duras que había sufrido Maradona que le provocó una grave lesión de tobillo que condicionó al equipo..

Sin embargo trabajó mucho para su recuperación en enero del 84. Volvió a saltar al campo ante el Sevilla y lo hizo con un doblete que palió hasta sus mayores detractores. Sin embargo, a pesar de los 11 tantos del argentino en solo 16 apariciones en Liga, el Barça acabó tercero a solo un punto de los campeones, el Athletic Club de Goikotxea.

Un final muy convulso

Los dos clubes volvieron a enfrentarse otra vez al final de la temporada en la final de la Copa del Rey. Este acabaría siendo el partido final de Maradona como jugador del Barça. La tensión antes del encuentro fue subiendo de temperatura a medida que se acercaba la fecha del partido, a causa de los incidentes que involucraban a Goikotxea con Maradona y Schuster.

Después de noventa minutos de fútbol de alto voltaje en el que el Athletic ganó 1-0, Maradona, que fue objeto de múltiples entradas durante el encuentro. No pudo evitar la impotencia y se enzarzó con Miguel Sola, uno de los futbolistas del conjunto vasco. La trifulca dentro del campo entre los dos jugadores acabó convirtiéndose en la forma desagradable a través de la cual Maradona puso punto y final a su etapa en el Barça, ya que el argentino fue sancionado por la Federación Española durante tres meses sin poder jugar.

Diego y su etapa en el Sevilla

Maradona jugó en el Sevilla en la temporada 1992-93 en la que fue su última experiencia en Europa. Marcó 7 goles y el club de Nervión quedó séptimo.

El fichaje de la estrella argentina no iba a ser sencillo como era de esperar. Maradona había cambiado de agente y ahora trabajaba con Marcos Franchi. El Nápoles no quería se marcharse así como así y en el fichaje tuvo que mediar la FIFA. En la reunión decisiva entre el presidente, Luis Cuervas, el entonces vicepresidente sevillista, José María Del Nido, y el duro presidente del Nápoles, Corrado Ferlaino, ejercieron como mediadores el entonces secretario general de la FIFA, Joseph Blatter, el presidente la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, y su homólogo italiano, Antonio Matarrese. El fichaje finalmente se cerraría un 22 de septiembre por la cantidad de 7,5 millones de dólares, unos 750 millones de pesetas de la época.

Aquella temporada, el entrenador del club de Nervión fue Carlos Salvador Bilardo. El argentino había logrado sacar lo mejor de Maradona en la Selección y lo convenció para que se reencontrara con el fútbol en el Sánchez-Pizjuán. Sin embargo, su segunda etapa tuvo luces y sombras y el Sevilla acabó esa temporada séptimo y el argentino tras algunas polémicas con la directiva decidió irse.

Debutó en La Liga el 4 de Octubre ante el Athletic Club donde sufrió una dura entrada que casi le priva de su debut en el Sánchez Pizjuán donde marcaría el gol de la victoria de penalti.

Temporadas , partidos y goles en el Sevilla

El paso de Maradona fue sólo de una temporada: la 1992-1993. ¿Por qué se fue? A pesar de los buenos momentos, su relación con la directiva se resintió irreversiblemente en marzo tras algunas polémicas. Argentina disputaba la Copa Artemio Franchi. Maradona se empeñó en viajar a su país para disputar la Copa a pesar de las advertencias sevillistas. La directiva reaccionó imponiéndole una multa de más de 1 millón de pesetas.

Además, tuvo una fuerte pelea con Bilardo en su último partido ante el Burgos. El técnico le pidió que se infiltrase para jugar con dolor pero lo sustituyó nada más comenzar la segunda parte y Maradona no encajó bien la decisión. Nunca más se puso la camiseta del Sevilla y no jugó el último partido liguero que acabó con victoria por 1-3 ante el Sporting de Gijón.

El argentino jugó 30 partidos con el Sevilla entre Liga (26) y Copa del Rey (4) , donde logró anotar un total de 7 goles , 5 en Liga y 2 en Copa del Rey.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *